• junio 21, 2018
Foto: Verónica Ortíz

Cuando Paula Cruzat, ingeniera comercial, trabajaba en la Corporación Municipal de Peñalolén, se dio cuenta de la dramática situación educacional del país, donde seis de cada diez niños no entendían lo que leían. “Si mi hijo, que iba en cuarto básico, hubiera estudiado en un colegio de Cerro Navia, probablemente no habría sabido leer”, cuenta que pensó. Con esa inquietud, partió a Harvard a hacer un máster en política internacional en educación.

A su regreso, y con el apoyo del director del postgrado, decidió crear la fundación Crecer con Todos. A través del programa Primero Lee, enfocado en mejorar la comprensión lectora de los niños, entrega apoyo a los docentes para que estos mejoren sus capacidades de enseñanza, y a la vez, les facilita su trabajo, mediante la entrega de herramientas que les permita hacer clases más entretenidas y eficaces para que sus alumnos desarrollen las habilidades de escritura y motivación por la lectura. La implementación se realiza dentro del aula a lo largo del año escolar y se articula y complementa con los planes, programas y bases curriculares para lenguaje y comunicación del Ministerio de Educación.

En 2011, Paula presentó el programa a Pablo Zalaquett, entonces alcalde de Santiago, quien apostó por el proyecto y decidió implementarlo en diez salas de clases de cuatro colegios municipales. El impacto en esos 400 alumnos fue tal, que hoy está siendo aplicado en otras 76 escuelas de las regiones de Arica y Parinacota, Valparaíso, Libertador Bernardo O‘Higgins, Araucanía, Biobío, Los Lagos y Metropolitana, que suman más de 13 mil estudiantes de 1º a 4º básico.

“Cuando cada niño pueda leer, Chile prosperará”, afirma Paula Cruzat, y agrega que espera poder ser parte de alguna política pública de educación nacional y seguir creciendo, “sin sacrificar calidad”.